lunes, 19 de diciembre de 2011

César Calvo - Navidad Negra - Panalivio - Conjunto Perú Negro

Navidad Negra - Panalivio
César Calvo autor de Letra y Música

Lavado con noche
igual que yo y tú
nació entre los negros
el Niño Jesús.

No bajes, Niño,
no de tu altar,
no sea que el amo
te haga azotar.

Su cara morena
es morena Luz,
único consuelo
en la esclavitud.

No bajes, Niño,
no de tu altar,
no sea que el amo
te haga azotar.

César Calvo

César Calvo, Luis Garrido Lecca y Esperanza Campos del Conjunto Perú Negro


Navidad Negra - Ronaldo Campos y su Conjunto Perú Negro

Navidad Negra - Ronaldo Campos y Conjunto Perú Negro (Cajones)

Vídeo : César Calvo - Navidad Negra - Panalivio - Conjunto Perú Negro

Vídeo en Pantalla Completa
http://www.youtube.com/embed/lHWqANK0-X8
--------------------------------------------------------------------------------------
Edita Dr Guillermo Calvo Soriano

martes, 29 de noviembre de 2011

César Calvo - Poeta o Seductor - por Juan Gargurevich

El Blog del Tío Juan
http://tiojuan.perublogs.com/2005/08/Cesar-Calvo-Poeta-y-Seductor.html

César Calvo Poeta o Seductor

¿Cuál será la cualidad principal que recojan sus biógrafos? ¿Poeta o Seductor? Porque es verdad que César Calvo fue notable en ambos aspectos. Los académicos eligen, claro, la poesía, pero reconózcase que sus virtudes de cazador de féminas merecen ser rescatadas para la historia pues, la verdad, no hemos conocido nada parecido.“Dueño de un poder de seducción irresistible para con las mujeres a quienes volvía literalmente sus esclavas. Se trataba de un amante mítico, con carisma irresistible, con instinto y aureola de ángel y demonio. Maya, la esposa de Ricardo Luna, embajador del Perú en Estados Unidos, me contaba que cuando lo alojaban en su departamento de Londres era increíble la atracción que ejercía a las hermosísimas muchachas inglesas que pasaban por la avenida central hasta donde él bajaba del piso en que vivían, justamente para hacer esa caza diaria. No pasaba cinco minutos en que él tardara en subir con una ninfa extasiada contemplando embelesada a aquel loco de mirada torva y de cabellos ensortijados, que no hablaba una sola palabra en inglés...”.

El texto, un poco exagerado en la forma pero absolutamente cierto en el fondo, es de Danilo Sánchez Lihón, que rinde así homenaje a su amigo César, desaparecido hace cinco años cuando solo había cumplido 60.Poco se ha escrito sobre el César seductor pero hace poco se han trazado algunas líneas. Hugo Neira, por ejemplo, que lo conoció bien, se burló de Alfredo Bryce Echenique porque este mentiroso patológico dijo en sus “Antimemorias” que Calvo se le arrimó para que le presentara niñas de sociedad. Falso. Neira le tomó el pelo diciendo que Calvo no necesitaba de Bryce para seducir, “tirarse” es la palabra que usó, a cuanta dama pudiera, sin distinción de clase social.

Pero les voy a contar dos casos particulares de Calvo. Dos mujeres. A una no pudo nunca incorporar a su harén y otra lo plantó.

A la primera, que llamaremos “A” le dedicó uno de sus mejores y más dulces poemas, que ahora no recuerdo bien pero termina con algo así “¿... es verdad que allá en Vermont las muchachas lavan sus cabellos en ginebra...?”Y la otra, “C”, no cedió a su persecución si no regularizaban en el Registro Civil, y fue así como se casaron en París en lo que sería, si no me equivoco, el único matrimonio formal del poeta. Pero él era infiel por naturaleza, imagínense. Entonces “C” lo dejó sin atenuantes.

Cuántas historias memorables conocemos de César Calvo, unos más que otros. Pero al final, me parece, apreciábamos su talento de artista, sensibilidad y generosidad con los amigos, cuando estaba en posición de serlo pues tenía severos altibajos en su vida personal. Era capaz de pasar de una semana a otra de un vertiginoso Ferrari a una mugrosa combi; y sin pestañear.Las chicas de la Católica de los años 60 cuentan que vieron trompearse en la Plaza Francia a César Calvo con Javier Heraud. Ganó el primero, más fuerte y mañoso y dicen que desde el suelo, Javier le dijo:-Bueno, al final Calvo puede ser cualquiera, pero Heraud, muy pocos...César era literato, músico, cantor pero por sobre todo actor. Su voz profunda, el abrigo sobre los hombros, la mirada intensa, la carcajada abierta y ruidosa... eran de todo un personaje teatral de esta Lima, su escenario favorito.

-------------------------------

Una noche me contó el Flaco que estando en Inglaterra, necesitando unas Esterlinas trabajó como recolector de fresas.
Al encontrarse en esos caminos una gringuita muy simpática estuvieron mirandose unos minutos ,al terminar la faena se le acercó a conversar,primero en inglés,francés,español,portugués,italiano...
y finalmente en el idioma universal del amor.Luego de unos días al despedirse ella le entregó una tarjeta.Ya en París se la entregó para diagnóstico a un amigo diplomático.
"Es la Dra...Jefa del Servicio de Neurocirugía de un Hospital Universitario de Moscú.
¿La conociste en una actividad académica?"
Exactamente...

Dr Guillermo Calvo Soriano

lunes, 22 de agosto de 2011

César Calvo - Las Tres Mitades - Enrique Sánchez Hernani


El poeta César Calvo ( 1940 - 2000 ) era un periodista bohemio, un caballero galante ,un personaje. Sus hermanas Nania y Helwa develan algunos misterios en torno suyo, ahora que acaba de reeditarse su novela central :
Las Tres Mitades de Ino Moxo (Peisa).

César Calvo es el único poeta de Iquitos que nació en Lima. La paradoja es sencilla. El padre del vate, César Ángel Calvo de Araujo, nació en Yurimaguas,
y la madre, Graciela Soriano Narváez de calvo, en Cajamarca. Pero ambos se conocieron y se casaron en Lima. Doña Graciela a partir de entonces, nunca salió de Lima. Pero a César le gustaba afirmar que era de Iquitos. La madre , de humor desbordante, hasta hoy cuando tiene 101 años, dice :
"No sé cómo he hecho para dar a luz en Iquitos sin salir de Lima".
La explicación que tienen sus hermanas Nania y Helwa es que César amaba la selva y hubiese querido nacer allá. Es que al poeta, de niño, le impresionaron las historias que contaba su padre sobre el Chullachaqui y el Tunche, y decidió que había nacido en Iquitos. Aunque de alguna manera era charapa: viajaba constantemente a la selva y su novela LAS TRES MITADES DE INO MOXO es una de las mejores aproximaciones a la magia de los brujos amazónicos.

AMOR ETERNO
Las hermanas del poeta recuerdan que desde chico era muy bromista y que las profesoras lo adoraban en el colegio. Su primera vocación fue la de ser misionero,
para ir al oriente y enseñar la religión católica, seguro inspirado por su padre, quien decía que lo que le faltaba a la selva eran sacerdotes. En su colegio Pedro Tomás Drinot, del Cercado, el niño César actuaba y era recitador oficial de Vallejo, pues la mamá le había hecho memorizar Los Heraldos Negros.
La primera muestra de su futuro de poeta la daría cuando a los 12 años, le escribe una carta al abuelo materno don Víctor Fuentes Soriano pidiéndole que no se vuelva viejo. La madre, entonces, le lee sus primeros poemas y lo alienta a que siga escribindo. Calvo en un poema de adulto, lo confiesa: "Por ti soy poeta", le dice.
La presencia de la madre será muy notoria luego, como en el famosísimo Venid a ver el cuarto del poeta.
Su relación con ella se acentuaría con los años. En la época que ya vivía fuera del hogar materno, cuando estaba enfermaba, César se aparecía sin que nadie lo llamara, cosa que era imposible porque la familia nunca sabía dónde dormía. Entonces se quedaba a cuidarla, le cocinaba, limpiaba su habitación, lavaba y se sentaba con ella a conversar. Una vez que sanaba, desaparecía otra vez.
Nania y Helwa dicen que siempre fue así, sin fallar una sola vez.

Poeta libre. Calvo en Milano, Italia 1979.
Su origen y obsesión literaria sin embargo, era la Amazonía peruana.

La relación de complicidad era tanta que cuando volvía de sus desapariciones, con todo desenfado, César le contaba a su madre: "Mamá mira a quien me levanté" o "he conocido al amor de mi vida". "Por cuanto días", le respondía invariablemente ella, conociendo que su hijo ya era un enamorado impenitente.
Bromeaban mucho y se tomaban el pelo.

EL GALÁN
Su trayectoria de galán empezó muy pronto. Sus hermanas cuentan que desde chico se apreciaba que iba camino a ser un Don Juan. Su primera enamorada
la tuvo a los 13 años, aunque el poeta confesó que, en verdad, se había enamorado por primera vez a los 10. Pero ellas también admiten que César si se enamoró varias veces, aunque se casó una sola vez, en 1967, con Carmen Saco, en París. Pero más duraron de novios que de esposos. Es que muchas amigas iban donde la esposa a contarle falsas historias de idilios, y con la fama de mujeriego de César, no era difícil creerles.
A pesar de sus correrías - cuentan sus hermanas -, a César le gustaba mucho reunirse con la familia. Doña Graciela tenía quince hermanos y muchos sobrinos. Pasaban las vacaciones todos juntos en una casona que don Víctor tenía en Puente Piedra, por entonces una campiña remota. Para mimar a su familia le agradaba cocinar. Cuando César aún estaba en el colegio, los domingos despertaba a su madre y sus hermanos con la sorpresa de que ya había preparado el desayuno.
Su especialidad eran platillos que nunca podía repetir, porque cocinaba según lo que encontraba.

GENEROSIDAD SIN PAR
Además de poesía, César también componía, letra y música a la vez, sin saber tocar ningún instrumento. Muchas de estas canciones terminaron luego registradas con otros nombres, pues el poeta las obsequiaba. Cuando sus hermanas le preguntaban por qué, él respondía: "Es que le gustó y se la he regalado".
Nania y Helwa también recuerdan que César escribía sus poemas a mano, de noche, echado en su cama. Luego se compró una máquina eléctrica, hasta que un amigo le dijo que la necesitaba y se la regaló. Era muy común en él regalar su ropa a quien se lo pedía, muchas veces auténticos desconocidos. Y cuando ya no tenía qué dar, obsequiaba la ropa de su hermano Guillermo.
Sus hermanas cuentan una anécdota. Muerto el poeta, la madre tomó un taxi de los varios que solían esperar pasajeros por su calle. El chofer la reconoció y le preguntó por César. Cuando le dijo que había fallecido, el hombre se deprimió terriblemente. Y le contó que una vez, haciéndole un taxi al poeta, le había confesado que el banco le había quitado su auto anterior, por no haber pagado las últimas letras, y que Calvo se metió la mano al bolsillo y le dió la suma faltante.
Como esta anécdota, su familia ha recogido otras parecidas, donde el poeta cedía su sueldo para pagar rentas retrasadas, cuentas de hospitales y muchas cosas más. "No importa - solía decir - ahorita escribo un artículo para tal periódico del mundo y recupero todo". Todo un buen poeta y un gran tipo.

OBRA ESCRITA

Poesía
Pedestal para nadie ( 1960 - 1971 )
Editorial Mesa Redonda
Lima, 2010
298 pp

Como tatuajes en la piel de un río
Edicione El Río
Lima, 1985
96 pp

Variaciones Rumanas
Pontificia Universidad Católica del Perú
Lima, 2005
88 pp

Novela
Las Tres Mitades de Ino Moxo y otros Brujos de la Amazonía
Editorial Pisa
Lima, 2011
346 pp

Edipo entre los Incas
(póstuma)
Fondo Editorial del Congreso delPerú
Lima, 2002
404 pp ( 3 tomos )

Periodismo
Los Lobos grises aúllan en inglés
Lima, 1985
Campana de Palo
Lima, 1986
Los Lobos aúllan contra Bulgaria
Lima, 1990

Somos, 20 de Agosto del 2011



martes, 16 de agosto de 2011

César Calvo - Retrato de una Dama - Poesía

RETRATO DE UNA DAMA - Poesía 



César Calvo , Premio Nacional de Poesía del Perú declama "Retrato de una Dama", 
recordando un aniversario de su paso a la Eternidad.

VÍDEO


POWERPOINT


RETRATO DE UNA DAMA - Poesía 

Ante sí misma y de perfil,sentada,
Se mira sobre el césped, sobre el sofá de mármol,
Y en lo oscuro, en su carne ve cómo se ha instalado ya la piedra.
El muro, irrefrenable , donde ella se miente,
Tal en su voz, los labios de una niña que murió hace ya tiempo
Y sin embargo ella sigue pidiéndole perdón.
Tal vez será por eso que entristece de pronto,
Y siempre que entristece, su sombra la abandona,
Su sombra la abandona, se va,
La deja sola en su cuerpo desierto como cárcel de estatuas,
Su sombra sola sale a una calle sin término
Libre por fin de todos esos nadies,
Cruza parques vedados, sabe que hoy es mañana,
Y se apresura, huye, vuela, mata, renace,
Dentro de las tormentas que ignora, que jamás,
Y desciende temblando del abismo al abismo.
Sombra, temible flecha, temerosa.
Y si al amar o al desamar desgarra,
Si ni a sus propias víctimas perdona es que se ha contagiado ya de mi alma.
No en un viento se clava, porque en todos se posa,
Y se pierde entre ganas y salivas,
Y lunas brunas lavan sobre su pecho espaldas indistintas,
Hambres de hombres suicidas, hombros de hembras que la beben vacia
En las tabernas de los embarcaderos hace siglos hundidos,
Entre sus piernas, en donde los candores y los ardides arden,
Su sombra se desnuda, sube a todas las mesas,
Mas imposible y bella que el cuerpo de ella,
Entreabierta y esquiva, embestida, arremetida,
Por un viejo deseo, por un árbol en llamas,
Y sobre el aserrín de vasos rotos, de tahures, de gatos, de ruindades,
De navajas, de putas, de fantasmas de ahogados remotos
Entre botellas llenas de mensajes en blanco,
Allá ella otra vez encuentra su entrenada persona,
Y hace el amor como quien no hace, nada,
Como quien se deshace.
Y vuelve a desvestirse sin razón, ni pasión,
Y el cuerpo que ella no ha tenido jamás y que ha perdido,
Avanza de rodillas hacia nadie,
Y la desbocan mástiles lascivos,
Y la atragantan mieles deleznables
Y goza únicamente si solloza,
Y ante su sed todas las aguas arden.
Y se revuelca y gime, mordida por extraños
Y es feliz, en la noche, o no es feliz,
No sabe que ella y no su sombra envilece al amar,
Y apagan en sus piernas y en su espalda tabacos miserables,
Y se levanta entonces y se peina,
Y contesta el teléfono donde la llama nadie,
Y casi se mañana pero aún en la noche y siempre tarde
Ella no, ellas,
La que no pudo ser y la que ha sido,
Desgreñadas, quebradas, abrasadas,
Igual que hipnotizadas por un ciego,
Vuelven sucias de astucias y de sangre.
Y el perdón rencoroso con que ella ama,
Y el ansia que la lleva como en busca de un premio hacia el castigo,
son los dos ojos de una misma lágrima.
Si nunca se lo dije le he mentido,
Y si ahora lo digo mas le miento.
Bisagra y labio de otra, puerta vana,
Que únicamente se abre al desabrido, dulzor,
Cuando se cierra, tal ventana tras arco iris ya descolorido,
Dos noches desaloja esta mañana,
Donde ayer en la una, no he dormido,
Ni despertado en la otra, que ella calla,
En un mismo soñar, eco y sonido.
Como aquel río, tarde,
Que sin agua se hunde, sin orillas en la tierra,
Así, ya para qué.
Solo apagadas, el amar nos consiente en sus hogueras
Y cual si suyas fueran esas alas,
Que alguna vez golosas, cuando mías mas las creí
Mas fueronme ajenadas.
Viuda de sí, de no, sola y tendida,
Bajo el césped de mármol que la nombra,
Hoy que ni se recuerda ni se olvida,
Sombra que a otras sombras se incorpora,
A sonreírme a vuelto la dormida,
Su llanto le ha devuelto mi memoria.
Que inconfesable gozo le entrecierra los párpados,
Que paraísos purga cuando su sombra viaja las prohibidas provincias
Y las noches colmadas, lujuriosas, ruidosas,
Tras cuyos mostradores, recuerdos de hembras verdes
Desgarran la piel negra de sus machos perdidos
Por ella y por su sombra, que se descalza y danza
Y desata por fin su cabellera de vino chamuscado y rojas algas,
Pero súbitamente, casi siempre, amanece,
Y siempre que amanece enviuda todo,
Y enlutecen jolgorios, y la sombra se apura,
La sombra se maquilla, la sombra se retorna,
Y torna al cuerpo de ella, a su sagrado engaño,
Sin ninguna memoria.
Y es entonces, que vuelve a sonreir,
Está sonriendo, sin saberlo, ella,
Con una boca que ya no es su boca.

SAR CALVO

Edita Dr. Guillermo Calvo Soriano de Lima - Perú.

domingo, 24 de julio de 2011

César Calvo - Canción para Ekué - Perú Negro

En Homenaje a su Cumpleaños editamos "Canción para Ekué", letra y música de César Calvo.Canta Lucila Campos. Gran Premio del Festival Hispanoamericano de la Danza y la Canción. Buenos Aires. 1969


César Calvo , Chabuca Granda , Ronaldo Campos y todo Perú Negro celebrando en Buenos Aires el Gran Premio del Festival Hispanoamericano de la Danza y la Canción



Canción para Ekué

Ekué , Ekué ,
Chabiaka Mokongo Má Cheberé.

Los diablos se van , Ekué ,
Pero volverán, Ekué.

Ya los diablos se van al silencio ,
Los antepasados vuelven a dormir.
En nosotros que los escuchamos
Los antepasados vuelven a vivir.

Ekué , Ekué ,
Chabiaka Mokongo Má Cheberé.

Cuando vuelvan los diablos muy pronto
Una historia libre nos van a contar,
Una historia de un pueblo dichoso,
La historia que estamos haciendo al cantar.

Ekué , Ekué ,
Chabiaka Mokongo Má Cheberé.

Los diablos se van , Ekué ,
Pero volverán , Ekué ,
Chabiaka Mokongo Má Cheberé.

Autor: César Calvo.
Director Artístico del Ballet Perú Negro.

Lp Virrey VIR - 920 - Stereo Perú Negro

César Calvo en el Aeropuerto

lunes, 20 de junio de 2011

Nocturno de Vermont - César Calvo

Nocturno de Vermont - Poesía - César Calvo
Vídeo

POWERPOINT


NOCTURNO DE VERMONT - Poesía - CÉSAR CALVO

Me han contado también que allá las noches
tienen ojos azules
y lavan sus cabellos en ginebra.

¿Es cierto que allá en Vermont, cuando sueñas,
el silencio es un viento de jazz sobre la hierba?

¿Es cierto que allá en Vermont los geranios
inclinan al crepúsculo,
y en tu voz, a la hora de mi nombre,
en tu voz, las tristezas?

O tal vez, desde Vermont enjoyado de otoño,
besada tarde a tarde por un idioma pálido
sumerges en olvido la cabeza.


Porque en barcos de nieve, diariamente,
tus cartas
no me llegan.

Y como el prisionero que sostiene
con su frente lejana
las estrellas:
chamuscadas las manos, diariamente
te busco entre la niebla.

Aquí no se oye ahora ni el galope del mar: atrás quedaron
inmóviles sus cascos de diamante en la arena.
Pero un viento más bello
amanece en mi cuarto,
un viento más cargado de naufragios que el mar.

(Qué luna inalcanzable
desmadejan tus manos
en tanto el tiempo temporal golpeando
como una puerta de silencio suena).

Desde el viento te escribo.
Y es cual si navegaran mis palabras
en los frascos que los sobrevivientes
encargan al vaivén de las sirenas.

A lo lejos escucho
el estrujado celofán del río
bajar por la ladera
(un silencio de jazz sobre la hierba).

Y pregunto y pregunto:

¿Es cierto que allá en Vermont
las noches tienen ojos azules
y lavan sus cabellos en ginebra?

¿Es cierto que allá en Vermont los geranios
otoñan las tristezas?

¿Es cierto que allá en Vermont es agosto
y en este mar, ausencia...?

Edita Dr Guillermo Calvo Soriano de Lima - Perú

domingo, 24 de abril de 2011

Calvo: la poblada memoria - Columna del Director - César Lévano

Se cumplen hoy diez años de la partida de César Calvo. Para evocarlo se le rinde esta noche en el Centro Cultural de San Marcos un homenaje, en el cual se presentará la segunda edición de su libro Pedestal para nadie. César me decía su “hermano mayor”. En ese epíteto se vuelca un mundo de afectos, experiencia compartida, combates comunes, seres queridos (en esto, sobre todo Juan Gonzalo Rose).

En el libro César, siempre, que editó Juan Pedro Carcelén, escribí el ensayo “Para escuchar su sombra”. Parafraseaba el hecho de que Calvo solía conversar con el fantasma de Javier Heraud, asesinado años antes con balas dundún cuando navegaba en un río. En ese escrito expresé: “Hay en la poesía de Calvo una nota intimista, sobre todo en la de índole amatoria. Pero junto a esa nota suena a lo largo de su creación el canto coral de un pueblo, de los pueblos”.

Era lírico y narrativo, realista y fantasioso el poeta del “Nocturno de Vermont”.
No sé si he contado ya de la última vez que lo vi decir ese poema. Fue en un café de Barranco y había él leído en un altillo, sentado ante una mesa, varios poemas.
De pronto, se puso de pie y declaró con su voz tajante: “La mujer que me inspiró este poema me ofreció venir, y no ha venido”.

Había tal dolor en su rostro, que comprendí que este hombre, tan amado por las mujeres, había concentrado en la musa de Vermont toda la intensidad de un gran abrazo. En eso consiste la gran poesía de amor. Consiste, explicó Antonin Artaud,
en convertir la decepción de un instante en una conmoción cósmica, eterna. Como en la “Elegía de Marienbad” de Goethe.

Calvo solía ir a mi casa, y poblarla de carcajadas e ideas. Cuando produje un programa radial de los domingos, “Letra y Música”, en lo que era Antena Uno Radio y es ahora CPN, muchas veces apareció Calvo. Gracias a su voz, su ingenio, su inspiración, cada diálogo era una fiesta. Una jarana.

Hubo, hace tiempo, en la Casona de San Marcos un concurrido homenaje a Calvo. Reynaldo Naranjo dijo entonces:
“Esta reunión debió tener más público. Si se hubiera convocado a todas las amadas del poeta, estos patios habrían resultado estrechos”.

Los poetas de veras son profetas de veras. En 1986, Calvo organizó el Primer Encuentro Internacional de Poetas en la Amazonía. El italiano Andrea Blarzino ha recordado en César, siempre la Declaración que entonces se aprobó. Reproduzco párrafos que parecen hechos para Bagua:

“No solamente cantamos por la belleza y los prodigiosos dones de nuestra selva (cada día más peligrosamente amenazada, y con ella la respiración del futuro)…

“Asumimos en este canto las voces de nuestros hermanos, los indios amazónicos, y de cuantos pueblan América latina, que se alzan en defensa del don sagrado de la Tierra y de su identidad agredida”.

viernes, 15 de abril de 2011

Ella, el Cielo Gris , un Médico - Puerta falsa - César Calvo

Diario Correo.Lima , Martes 6 de Agosto de 1974

Ha sido inevitable pensar en ella hoy, todo el día.


La gente iba y venía por el Jirón Callao esta mañana, y desde mi ventana los ojos se me iban también , desapercibidos , tras de la gente , como dos destinos obedientes , como dos tristeza que se heredan sin saberlo.Y luego ya en las calles , yendo a la casa de alguien que justamente hoy día decidió no esperarme , fue inevitable seguir pensando en ella . La culpa es de este cielo , sin cielo , de Lima . Este gris oxidado, equívoco , indeciso .


Los pescadores de Belén , en Iquitos , cuando el aire se aturde entre nubes ahitas , dicen que "tiene cara de llover el cielo". Y nunca se equivocan . Como si aquella predicción aldeana convocara a la lluvia , caen de pronto las aguas y un transparencia verde se apodera de todo. Los niños resbalan descalzos hacia sus casuchas flotantes , hediondas. Las vendedoras de paichipango corren cortinajes de plástico celeste sobre sus mesas pobremente colmadas. Los pregoneros se protegen bajo los árboles del malecón , abrazando cucuruchos de papel llenos de hormigas azucaradas . El cielo se desploma en un estruendo amable , y los pescadores desprevenidos corrigen su descuido apresurando remos ,
amarrando sus canoas a la diabla , trepando los troncos de la orilla , sonrients , exprimiendo camisas en el tambo más próximo .Y la existencia es un círculo abierto , oloroso de bosques y muchachas . Y el trabajo está cerca de las manos callosas ,inseparable del goce , como otra piel esperanzada , cálida .


Y es hermoso vivir . A pesar de los niños hambrientos y el fango de las "calles" , a pesar de la inconcebible miseria de Belén y sus gentes , es hermnoso vivir .

Pero aquí , en este clima pálido , el cielo anuncia la borrasca y nada . Anuncia el sol , y un tímido fervor ocupa el aire humoso , pasa , desaparece . Ha sido inevitable , por ello , recordarla . Verla en las calles frías , en el viento inmóvil
de esta ciudad destinada desde siempre al otoño .


El hombrecito del puesto de periódicos, en la Avenida Tacna , con su misma indiferente maña me ha sugerido la revista tal , el periódico cual , ansioso de vender todo , pero con una avidez opaca ,desganada .

Un viejo amigo , médico , me informó en un colectivo de sus decepciones: de un posible fraude en un no sé qué concurso de plazas para pediatras , de como algunos profesores de reconocida trayectoria serian rezagados por otros sin más " mérito"que la militancia en un viejo partido contrarrevolucionario. Y cuando le dije que tales comentarios en esta hora de cambios,con certeza no eran sino eso , comentarios ; cuando así se lo dije me miró entre decepcionado y acusador , dejándome a oscuras en el colectivo , solo .

Y me fue inevitable seguir pensando en ella.

Hoy escribo estas líneas , contemplo en la vereda del frente , aquí en CORREO , a varios canillitas ruidosos , dolorosamente lánguidos , que corretean , ríen , se persiguen a voces , acaso son felices . Y me ha entrado un invencible deseo de llamarlos. De llamar a uno de ellos , a ese de chompa rota y pantalón parchado , que permanece inmóvil , junto al árbol , sin compartir los juegos , como poseido por algún secreto llamado .


Si . Quisiera llamarlo en este instante. Debiera llamarlo . Debiera regalarle esta ciudad , esta vida , este mundo , y pedirle que , por favor , organice con todos mis desilusionados personajes ( con el médico incrédulo , con el hombrecito del puesto de diarios , y especialmente con ella) ,organice una historia mas coherente que ésta , una vida menos amarga , un cielo de verano , un día espléndido , un concurso sin fraudes . Algo , no sé , que sea limpio y bello .
Y que no acabe nunca ...

lunes, 11 de abril de 2011

César Calvo - Variaciones Rumanas - Presencia Cultural - Video

César Calvo habla de su libro Variaciones Rumanas.Poesía "El Roble" de Lucien Blaga .
Presentación de Ernesto Hermoza en Presencia Cultural.
Edita Guillermo Calvo Soriano de Lima -Perú.


lunes, 14 de marzo de 2011

César Calvo...diez años después - Rudy Torres

http://blogs.peru21.pe/muevete/2010/09/cesar-calvodiez-anos-despues.html


CALVO 666.jpg
El poeta encantador, el de la sonrisa de fiesta y talante seductor, de esmoquin negro y corbata michi. Sí señores, hablo de César Calvo, a quien Arturo Corcuera, Reynaldo Naranjo y Antonio Cisneros homenajearán desde las 7pm. de hoy en "Venid a ver el cuarto del poeta" en el CC. Inca Garcilaso.Ingreso libre.


¿Es cierto que allá en Vermont, cuando sueñas,
el silencio es un viento de jazz sobre la hierba?

César Calvo


"Nadie ha visto su partida de nacimiento. Lo cierto es que su primera infancia la pasó en la selva amazónica", recuerda el poeta Arturo Corcuera, al referirse a César Calvo. Lo dibuja de cuerpo entero, lo hace andar como el gran juglar hacía con las palabras. Recordando los años en San Marcos, las marchas de protesta, los recitales en La Casona, el Frente Estudiantil Revolucionario, los sueños y romances.

César Calvo era un espíritu de la selva, de aquella del oriente peor también de la de asfalto. Había vivido en Magdalena, más tarde en el Centro de Lima y luego en Sofia, La Habana, París, Cusco, Florencia y Lima otra vez. Era un poeta con calle, encantador rompecorazones, chavetero iniciado, enamorado eterno de Chabuca y plagiario (que lo digan Eguren y Vallejo) en potencia. Más tarde se robaría todas las palabras del mundo y les daría su voz.

¿Cómo no sentirse unido a él? Si algo describe a Calvo es esa sinceridad surreal con la que actuó siempre. Sea jurándole amor eterno de una noche a una muchacha que recién conocía, como para meterse en política, para reconocer que pasaba de las drogas y que el mundo es una mierda, refiriéndose "no al que estamos construyendo, naturalmente, sino la podredumbre que heredamos, esa amarga fanfarria de transistores, automóviles y etcéteras".

Deseando un mundo donde se enseñe a nuestros hijos que es más importante tener un amigo y no un televisor (computadora en estos tiempos), tener una conciencia limpia.


RENACIMIENTO. César Calvo se nos fue hace exactamente diez años, en medio de una consternación extendida pero hoy, desde las 7pm., será homenajeado por su comparsa en el CC. Inca Garcilaso (Jr. Ucayali 391, Lima). La velada ha sido titulada "Venid a ver el cuarto del poeta" y contará con la participación de los vates Arturo Corcuera, Reynaldo Naranjo y Antonio Cisneros, quienes ofrecerán sus testimonios y recitarán sus versos.

Y como si esto fuera poco -casi como conmemorando estas fechas- la editorial Mesa Redonda ha reeditado -incluye cartas, fotografías y textos nuevos, misivas a su madre, poemas manuscritos e imágenes poco conocidas - Pedestal para nadie, libro con el que Calvo ganó el Premio Nacional de Poesía 1970.

"Pedestal para nadie es, en verdad, mi primer libro, por cuanto en él atisbo puertas que antaño descifré a oscuras: logro mirar entre la cerradura y veo, allá delante, detrás de las maderas, colinas que resplandecen en los cuartos, veranos habitados de fuerzas y países, parejas innumerables colmadas como sueños de anticuario, toda esa forma de soñar y vivir poesía que perseguí tantos años sin saberlo", comentó alguna vez el vate.

Dicen que César Calvo amenazaba a los amigos con volver a nacer, mientras esperamos los dejamos con este antipoema escrito por el poeta, quizá pidiéndole a su abuelo -de niño- que no envejezca, quizá recordando esos pájaros que se sabían de memoria sus poemas, quizá esperando una última canción de Chabuca.

Se escribe un poema para sentirse el centro del mundo.
Se escribe un poema para hacer más fraternos a los hombres,
o sea para intentarlo,
o sea para que la poesía sirva para alguna cosa.
Se escribe un poema para no sentirnos el centro del mundo.
Se escribe un poema para ahuyentar a una muchacha.
Se escribe un poema para sacarle un par de libras a un amigo.
Se escribe un poema para ayudar a la Revolución.
Se escribe un poema para que los maridos nos odien mucho más.
Se escribe un poema para que el poema nos acompañe,
para no estar tan inexplicablemente solos.
Se escribe un poema para duplicar el orgasmo
o al menos para ponerle un espejo delante.
Se escribe un poema para no tener tiempo de hacer otras cosas,
como por ejemplo para no tener tiempo de sufrir.
Se escribe un poema para que nuestra tía más querida
pueda decir a todos que tiene un sobrino que escribe un poema.
Se escribe un poema para rascarse la barriga en la playa,
para emborracharse en Surquillo sin que a uno lo asalten los señores chaveteros,
para darse un descanso entre polvo y polvo,
para hablar de ello en el Instituto Italiano de Cultura, para que a uno le consientan todo
para que a uno no le consientan ni un comino.
Se escribe un poema para que los psiquiatras no nos cobren,
y para que aquella rubia se sienta inmortalmente poseída
y para que los hermanos como Ángel Avendaño no sientan tanto frío en las prisiones,
y para que el general Velasco lea estas líneas
y sepa que Avendaño sigue preso
por orden de una culebra disfrazada.
Y se escribe un poema para viajar a los congresos de escritores
con todos los gastos pagados,
y para ponerle el cascabel al gato,
y para poder comer con la mano en los salones si nos viene en gana,
y para morirse de hambre
y también para no morirse de hambre,
y para quedar como un perfecto cojudo en todas partes,
y para usar calzoncillos de colores sin que se nos acuse de maricas,
y para que ciertos cadetes nos dejen a solas con sus novias
creyendo que lo somos.
También se escribe un poema para no afeitarse nunca,
para ir al baño sin remordimientos,
para ir al comedor sin remordimientos
para ir al dormitorio sin remordimientos,
y se escribe un poema para sentirse culpable de todo
y con esos materiales llegar a escribir algún poema.
Y también se escribe un poema para reírse a gritos.
Y para vivir también se escribe un poema.
Y para tener un pretexto para no vivir,
etcétera.
Y a propósito de etcétera:

Se escribe un poema para no escribir cosas peores, como cartas de amor,
cartas financieras, facturas por pagar, tratados de filosofía miraflorina.
Y se escribe un poema por incapacidad,
cuando se ha fracasado como wing derecho en la selección del colegio,
cual es mi triste caso.
Y se escribe un poema para intensificar la vida,
como dice Stefano Varese.
Y se escribe un poema finalmente, se escribe un poema
para que en algún lugar del mundo, mañana o
dentro de veinte años,
la pareja que está por suicidarse alcance a leerlo, y desista, desista por
lo menos unos días, y comprenda que la vida es siempre hermosa
a pesar de la vida... y a pesar del poema.

*La foto es cortesía de Caretas.

Me ha gustado sobremanera este poema publicado hoy,y pensar Cesar que muchas veces lei sobre ti en la revista Caretas y en la desaparecida Oiga y sentia un orgullo oculto por los recuerdos que me afloraban, pensar que compartimos carpeta y salones cuando estudiabamos primaria en el famoso 414 de la calle Mariquitas en Lima y si mal no recuerdo vivias en un segundo piso de la calle Ocona (tercer piso Carabaya 413) tenias un abuelo que tenia su negocio en el pasaje Olaya y yo vivia con mis primos los Gallegos en la calle Valladolid, bueno dicen que recordar es vivir y a mis 70 años solo te puedo brindar este pequeno recordaris porque en verdad fuimos amigos en esos entonces pero bien patas.


Que genial recordar a César Calvo. Pensar que fui su vecina cuando vivía en el Centro de Lima.
Cuando se sentaba a escribir todos los niños escuchábamos las teclas de su máquina de escribir con mucha atención.
Era lo máximo.


Grande Cesar Calvo como todas sus obras, te reordamos siempre.


Que bueno que se le rinda un homenaje a este poeta Loretano, ojala hubieramos querido que en vida se le rindan esos homenajes, y sobre todo que se le hubiera ayudado a sanar esa sordera que lo aquejo hasta su muerte. Una de sus obras que me impresiono cuando era joven, fueron las historias que nos contaba en una de sus geniales obras LAS TRES MITADES DE INOMOXO. Hasta hoy sentimos la partida de este gran poeta. Una feliciacion a los organizadores de este merecido y eterno homenaje.


Hermoso poema! lindo y fugaz qué hermoso de verdad suele ser revisar la historia de nuestras poetas. Me he enterado tarde de este homenaje, pero tu artículo le hace justicia. Grande César, grande!


Wow. Un poema bello, por así decirlo. Este texto lo pinta de cuerpo a Calvo.


"Se escribe un poema para no escribir cosas peores, como cartas de amor, cartas financieras, facturas por pagar, tratados de filosofía miraflorina"

Qué lindo, ojalá nunca se nos acaben los poetas. Rudy, felicitaciones por tu texto, le hace justicia al gran Calvo.


Calvo era un grande, perdon...Es una grande. La grandeza es anacronica cuando es subejtiva, eterea. Este hombre supo traducir las pasiones humanas de una manera sugerente y sugestiva como leí por ahí. Y es que traducir la pasión en palabras siempre esta en la linea de lo artistico y de lo chabacano. Me encantaria escribir la centecima parte de lo que el escribe. Pero soy tan poco. EN fin...mejor sigo en mi chamba materialista.


Rudy, lindo post, gracias por acercarnos a la poesía de César Calvo y por difundir la cultura en nuestro país. Qué pena que me perdí el evento en el CC. Inca Garsilaso pero trataré de buscar más libros de él.
Gracias y saludos.